Creado por Susanne Stock

Las emociones deben mantenerse en secreto

Los sentimientos no tienen lugar en la vida empresarial: necesitamos buscar soluciones de una manera muy racional. Los sentimientos se meten en el camino y toman demasiado tiempo que no tenemos. Meterse con sentimientos no contribuye para que las cosas se hagan.

Una y otra vez durante nuestro trabajo de consultoría, escuchamos explicaciones sobre por qué las emociones deben mantenerse fuera de la vida empresarial. En algunos lugares, la imagen de que los sentimientos son un poco como cachorros mal entrenados se ha establecido. Así que cuando entro en la oficina, el lema es: las emociones tienen que permanecer afuera. Cuando voy a casa por la noche, los desempaco de nuevo y luego se les permite ‘jugar’ un poco. Una vez en la oficina, los miembros del equipo deben "funcionar" de la manera más eficiente posible. A menudo escuchamos declaraciones como: "¿Por qué mis empleados no me escuchan e implementan los cambios acordados? ¡Los hechos están sobre la mesa! Tenemos que trabajar de manera más eficiente e introducir el nuevo software. ¿Por qué es tan difícil? "

Pero personas no son robots. No son máquinas que responden con solo tocar un botón. Todos lo sabemos, en teoría. Y sin embargo, en la práctica persiste un modelo mental que equipara a los humanos con las máquinas. Nos preguntamos: ¿qué botones tengo que presionar para mantener a mi equipo funcionando sin problemas? Los roles están claramente definidos por lo que todo debe funcionar como un reloj. Los sentimientos no tienen lugar en esta forma de pensar.

Los sentimientos abren la puerta a la autenticidad

La realidad es que nuestros sentimientos no son separables de nosotros. Somos una unidad de cuerpo, pensamientos y emociones. Sin la interacción social empática, nadie podría crecer, aprender y desarrollar motivación y rendimiento. Los sentimientos nos conectan. Nos ponen en contacto con nosotros mismos y con los demás y abren la puerta a la autenticidad. Sólo cuando reconozco las emociones de otra persona puedo reconocer a la persona con la que estoy tratando.

Todas nuestras emociones tienen un uso importante y esto también se aplica a sentimientos desagradables como tristeza o ira. Nos ayudan a hacer frente a situaciones difíciles, a centrar nuestra atención y a tomar conciencia de las necesidades que tenemos.

Emotionen sind ansteckend

Tenemos una antena sensible para reconocer las emociones de otras personas. Aunque no siempre usamos conscientemente estas antenas en la vida cotidiana, inconscientemente nos permitimos estar 'infectados' por las vibraciones emocionales en la habitación.

Además, incluso las emociones reprimidas son contagiosas. Esto sucede a menudo durante las transiciones rápidas de una reunión a la siguiente. Si me molesto durante la primera reunión del día sobre un ataque de un colega y luego voy inmediatamente a la próxima reunión, el riesgo de "infección" es bastante considerable. Si la emoción no se procesa conscientemente, puedo ser capaz de suprimirlo, pero realmente no deshacerse de ella por completo. Ostensiblemente, ya me estoy centrando en el nuevo tema, pero en el fondo, el cuerpo y la mente todavía están emocionalmente activados. Exteriormente, los colegas ven una discrepancia entre lo que digo y lo que expreso a través del lenguaje corporal, el tono y la expresión facial. El mensaje emocional encuentra su camino y al final permanece como una impresión hecha en los colegas.

El contagio emocional ocurre rápidamente y a veces 'tranquilamente'. Este efecto se refuerza cuando una persona es expresiva o hay una diferencia jerárquica involucrada. Esto hace que los empleados estén más infectados de manera sostenible por las emociones de sus jefes. Culturas corporativas enteras se remontan a la actitud emocional de los ejecutivos. ¿Qué mentalidad y atmósfera se apoyan de manera sostenible? ¿Una mentalidad de confianza, de curiosidad? O una mentalidad de miedo y desconfianza.

Hacer uso de la ‘'inteligencia'’ de las emociones

Las emociones llevan una inteligencia profunda. Nos hacen conscientes de lo que necesitamos en este momento, dónde nos atrae o lo que no es bueno para nosotros. Ignorarlos persistentemente nos lleva a los conflictos y, en el peor de los casos, afecta nuestra salud. Las emociones existen en nuestro cuerpo y no pueden simplemente deshacerse de o dejarse fuera de la puerta de la oficina. Se acercan a nuestra conciencia y se quedan hasta que son escuchados.

Hacer uso de la inteligencia de las emociones y escucharlas y sentirlas más de cerca.

  • ¿Cómo me siento en este momento? ¿Qué emociones se agitan dentro de mí?
  • ¿A qué me están llamando la atención estas emociones? ¿Qué función útil podrían tener estas emociones?
  • ¿Cómo puedo cuidarme ahora mismo? ¿Cómo puedo cuidar a mi equipo?
  • ¿Qué soluciones puedo encontrar junto con mi equipo que hará uso de estos sentimientos de manera constructiva?

Tome un descanso deliberado de 15 minutos entre sus reuniones o dé un breve paseo durante su descanso para almorzar para explorar sus emociones utilizando preguntas de reflexión.

Establezca un check-in con su equipo donde realmente hable sobre sus sentimientos y puede decir "deténgase" tan pronto como note que están siendo ignorados.

Hable con su equipo sobre lo que tiene que suceder para que usted permita más sentimientos.

Las emociones son el "lubricante" esencial para una buena comunicación y permiten una conexión real entre las personas. Se necesita tanto razón como sentimientos para crear un clima en el que los equipos puedan desarrollar todo su potencial.


Volver